Noticias

Compras por $ 15.000 millones: El plan de reequipamiento de la Fuerza Armada Nacional


Soldados Caribes, antiguamente conocidos como Cazadores armados con fusiles de asalto rusos Kalashnikov AK-103 7,62x39 mm

Venezuela, al igual que todo país que cuente con unas Fuerzas Armadas, tiene la necesidad de renovar periódicamente sus arsenales a fin de mantener la credibilidad de su poder disuasivo. Se estima que ha comprado en los últimos años 15000 millones de dólares en armas.

Sin embargo, éste es un tema que genera polémica y que emplean voceros políticos para plantear el eterno dilema: ¿Cañones o mantequilla? Pero el estribillo recurrente “Hospitales sí, Sukhoi no”, lo que revela es la ignorancia de la mayoría de la dirigencia política venezolana, de una materia fundamental como lo esla Defensa Nacional.

A juicio de expertos en temas militares, no puede hablarse de “armamentismo venezolano”, cuando en Latinoamérica, Venezuela ocupa el cuarto lugar entre los compradores de armamento, detrás de Brasil, Colombia y Chile. A ese respecto, se refiere Rocío San Miguel: “No existe una carrera armamentista en Venezuela porque son necesarias la renovación y el mantenimiento de los sistemas de armas, especialmente con las características de un país con más de diez fronteras internacionales, con desafíos enormes en materia de jurisdicción territorial que abarca, por ejemplo, espacios marítimos con la dimensión de los espacios terrestres”.

Continuidad en la renovación

Las adquisiciones de armamento se realizan con base a los estudios que hacen los estados mayores, en los que se establecen las hipótesis de conflicto y las amenazas reales, externas e internas, que existen sobre la nación. Igualmente, los procesos de renovación del material militar, además de transparentes, deben ser continuos a fin de mantener actualizados los inventarios y evitar compras masivas ante una emergencia, lo cual afecta el presupuesto nacional y genera corruptelas.

Durante el siglo XX, prácticamente, todos los gobiernos venezolanos realizaron compras importantes de armamento; sin embargo, fueron cinco los grandes programas de reequipamiento militar ejecutados: 1934-1941, finales del régimen del general Juan Vicente Gómez y gobierno de su sucesor, general Eleazar López Contreras; 1948-1958, periodo denominado “el decenio militar”; 1969-1974, primer gobierno de Rafael Caldera; 1979-1984, gobierno de Luis Herrera Campins, y, en el gobierno de Jaime Lusinchi, a partir de agosto de 1987, tras el incidente de la corbeta colombiana “Caldas”.

Entrega del primer F-16 a la FAV en 1983. Estos cazas fueron comprados por el gobierno de Luis Herrera Campins

El gobierno de Hugo Chávez

Tan pronto asumió el poder, en febrero de 1999, el presidente Chávez canceló las órdenes de compra pendientes de equipos militares con Estados Unidos y prohibió realizar nuevas adquisiciones de armamento en ese país.

Para el año de 1999 seis helicópteros UH-60L Blackhawk estaban listos para ser entregados a Venezuela, pero fueron rechazados por el presidente Chávez en su primer año de gobierno

Posteriormente, en mayo de 2004, el presidente Chávez trazó tres líneas estratégicas para darle forma al concepto de defensa integral de la nación, siendo la primera el “fortalecimiento del poder militar”, que comprendía tanto la adquisición de nuevos sistemas de armas, como la recuperación de los existentes. Además, se pretendía buscar fuentes alternativas para el suministro de material militar y desarrollar una industria de defensa nacional endógena.

Pero la retórica antinorteamericana, el rompimiento definitivo de los vínculos militares con Estados Unidos en 2005, entre otros acontecimientos, generó que en octubre de 2006, Washington impusiera una prohibición a la venta y transferencia de armamento y tecnología militar norteamericana a Venezuela. Medida, a la que se sumaron otros países aliados de los Estados Unidos o relacionados con su industria de defensa, muchos de los cuales eran proveedores de las fuerzas armadas venezolanas.

Ante tales acontecimientos y al no haber desarrollado una industria militar local, a Chávez no le quedó otra alternativa que acudir a los pocos países que, por afinidades ideológicas o conveniencias geopolíticas y comerciales, estaban dispuestos a venderle armamento y tecnología militar, principalmente, Bielorrusia, China, Irán y Rusia.

Lo que se ha comprado

A fin de obtener, hasta donde fuese posible, datos más precisos sobre las compras militares realizadas por el gobierno nacional, se revisaron informaciones de carácter público, suministradas por las autoridades civiles y militares venezolanas, gobiernos y fabricantes de los países proveedores, organismos internacionales, así como, de publicaciones especializadas en temas de defensa. Estos son los resultados:

Bielorrusia

Un Centro de Mando y Control parala Defensa Aérea y un Centro de Mando y Control de Inteligencia, lentes individuales de visión nocturna NV/G-14 para la tropa, apuntadores laser TSL-02 y miras Red-dot PK-A para fusiles.

Infantes de marina con lentes de visión nocturna NV/G-14 fabricados en Bielorrusia

China

Aviones de entrenamiento de combate K-8W (18) y de transporte táctico Y-8 (8); radares móviles de largo alcance JYL-1 (7) y JY-1 (3), material de intendencia y de campaña (uniformes, botas, cascos, carpas, cocinas).

Radar móvil de largo alcance JYL-1 de fabricación china

Cuba

Cuatro buques de carga multipropósito del tipo holandés Damen Stan Lander 5612 y obuses norteamericanos reconstruidos M101 de105 mm.

Botadura del casco de un buque de carga multipropósito del tipo holandés Damen Stan Lander 5612 en Cuba

España

Cuatro buques patrulleros tipo Avante 2400 (Vigilancia Oceánica) y cuatro tipo Avante 1400 (Vigilancia Litoral). La empresa estatal española Navantia se encargó de la construcción de los barcos, pero los motores, sistemas electrónicos y armamento, fueron suministrados por empresas alemanas, holandesas, italianas y suizas.

El GC-21 del tipo Avante 1400 (Vigilancia Litoral) antes de ser botado al mar en los astilleros españoles de Navantia

Irán

Doce vehículos aéreos no tripulados (UAV: Unmanned Aerial Vehicle) y una fábrica de pólvora que estaría siendo montada en las instalaciones dela C. A.Venezolana de Industrias Militares (Cavim), en Morón, estado Carabobo.

Personal venezolano manipula el UAV Arpia

Rusia

Armamento liviano: 100 mil fusiles de asalto Kalashnikov AK-103/AK-104, cerca de 5 mil fusiles de precisión (francotiradores) Dragunov, más de un millar de lanzacohetes portátiles antitanque RPG-7V2 de85 mm. Asimismo, se adquirieron una planta para la producción de fusiles AK-103/AK-104 y otra para la munición de 7,62×39 mm, las cuales están siendo construidas en las instalaciones de Cavim en Maracay, estado Aragua.

Aeronaves: 24 aviones de combate Sukhoi Su-30MK2, incluidos sus sistemas de armas; 53 helicópteros (38 Mi-17V-5 multipropósito, 2 Mi-172/VIP presidencial, 3 Mi-26T2 de carga pesada y 10 Mi-35M2 de ataque). Además, un centro de entrenamiento para tripulaciones de helicópteros y dos centros de mantenimiento, uno para los Su-30MK2 y otro para helicópteros.

Cazas Sukhoi Su-30MK2

Artillería: obuses autopropulsados Msta-S de152 mm(40), sistemas móviles de lanzacohetes múltiples BM-21 Grad de122 mm(24) y Smerch de300 mm(12); morteros remolcados Sany (48) y autopropulsados Nona-SVK, de 120mm (17), y, un sistema misilístico de defensa de costa.

Defensa antiaérea: lanzamisiles portátiles Igla-S (1.400), cañones bitubos remolcados ZU-23-2 de23 mm(300), y, sistemas móviles misilísticos S-300, Buk-M2E y Pechora 2M.

Lanzamisiles portátiles antiaéreos Igla-S

Blindados: tanques -reconstruidos- T-72B1 (92), vehículos de combate de infantería BMP-3 (123) y 8×8 BTR-80A (114).

Tanques T-72B1

Vehículos tácticos: camiones Ural modelos 6×6 4320 y 4×4 43206.

En conclusión, se desea que las inversiones en equipos militares sirvan para quela Fuerza Armada, garantice la soberanía y defensa del territorio nacional ante a las reales amenazas externas, como la que actualmente se presenta en la fachada atlántica, con las pretensiones de Guyana de extender sus fronteras marítimas en perjuicio de Venezuela.

Venezuela: quinto cliente mundial de la industria militar rusa

¿Cuánto se ha invertido en armas?

Coinciden los analistas en materia de seguridad y defensa, que la “opacidad” del estado venezolano en las adquisiciones de armamento, realizadas en los últimos años, impide conocer el monto invertido. Subrayan, que la mayoría de los convenios militares con los países proveedores de equipos parala Fuerza ArmadaNacional, son suscritos sin autorización dela Asamblea Nacional.

Del mismo modo, indican que en muchos de los casos se desconocen las fuentes de los recursos para las compras militares. Las denuncias van, desde la intermediación comercial de empresas cubanas, hasta el empleo de fondos de filiales de Pdvsa domiciliadas en el exterior. Se ha dicho, incluso, que parte del armamento ruso se ha pagado con cargo a la línea de crédito otorgada por China a Venezuela.

El contrato con los astilleros estatales españoles Navantia, para la construcción de ocho buques patrulleros se estima en 1.700 millones de euros, pero, aparentemente, este monto no incluye el armamento y los sistemas electrónicos y de propulsión.

A pesar de que la anterior Asamblea Nacional, decretó la confidencialidad de los acuerdos militares entre Venezuela y Rusia, han sido fuentes oficiales rusas las que han suministrado información al respecto. En abril pasado, Rosoboronoexport, intermediaria estatal rusa para importación y exportación de armamento, precisó que en los últimos cuatro años Venezuela ha adquirido en Rusia armas por cerca de 11 mil millones de dólares, ubicándose como su principal cliente en Latinoamérica y el quinto a nivel mundial.

Muy poco o nada, se sabe de las compras en otros países. No obstante,la ONG ControlCiudadano parala Seguridad,la Defensayla Fuerza ArmadaNacional, indica en su informe anual, presentado en marzo de 2011, que en los últimos seis años, Venezuela ha invertido en armamento un aproximado a los 15 mil millones de dólares.

Fuente: Carlos Hernández – Notitarde

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 Responses to Compras por $ 15.000 millones: El plan de reequipamiento de la Fuerza Armada Nacional

  • que bello se hubieran vistos esos helicópteros en Venezuela el UH-60L Blackhawk en mi opinión los mas bellos del mundo

  • si venezuelas hubiese comprado esos UH-60L Blackhawk ahorita estuviesen en tierra por falta de repuestos.

  • La mejor opcion es el NH90 de la Union Europea.

  • Si el NH90 es bonito y bueno, pero cuando piensan desarrollar uno nacional, seria bueno

  • El blackhawk es como dice mau nos fueran negado los repuestos y fuese sido un gasto de dinero y una perdida ademas el blackhwak, el NH90 de la union europea seria algo bueno solo que como ha pasado con anterioridad que USA precionaria a los fabricantes del NH90 para negarnos la venta o los repuestos.

    Nosotros podemos crear nuestros propios modelos de helicópteros solo hay que meterle empeño y dedicación a el desarrollo por que ya tiene que llegar el momento que dejemos de comprar en el exterior equipos y unidades y ser auto suficientes equipando nos con lo nuestro nacional,

    y solo una opinión personal seria bueno crear otras empresas para estos desarrollos pero múltiples empresas para eso, seria un gran avance en el crecimiento de Venezuela, creara mas empleo y capacidad de construcción e investigación en esta materia y no solo militar también para vigilancia y protección de los ciudadanos como la policía, para los de rescates, etc. con equipos unidades hechas en Venezuela.